Un orador inició su seminario mostrando al auditorio un billete de 500 Euros.
Dirigiéndose a los numerosos espectadores preguntó: ¿Quién quiere este billete?.
Practicamente se levantaron todas las manos.... 

Luego dijo: Se lo voy a dar a alguno de ustedes, pero primero permítanme hacerle esto..., y lo hizo una bolita dejándolo todo arrugado.

 

Entonces insistió: ¿Quién lo quiere todavia?.

Las manos volvieron a levantarse.
-Bien- dijo- ¿Y si le hago esto?, y dejandolo caer al suelo , lo empezó a pisar contra el piso.

 

Al recogerlo , de nuevo lo mostró al auditorio., muy arrugado y sucio y les volvió a preguntar "Y así, ¿todavía lo quiere alguien?.

Las manos se mantuvieron arriba.

-Amigos, han aprendido una lección muy valiosa: no importa todo lo que le haya hecho al billete, ustedes de cualquier manera siguen queriendolo porque su valor no ha disminuido un ápice.  Sigue valiendo los mismos 500 Euros.
Muchas veces en nuestras vidas caemos, nos arrugamos, o nos revolcamos en la tierra por las decisiones que tomamos y/o por las circunstancias que nos rodean. Llegamos a sentir que no valemos nada. Pero no importa lo que hayamos pasado o cuanto pueda ocurrirnos, porque nunca perdemos "el valor que tenemos".


¿Con qué frecuencia sientes que pierdes tu valor, que no sirves para nada?

¿Sueles darle el poder a otros para que te hagan sentir bien o mal?

¿La gente con que te rodeas a menudo, te da o te quita valor?

¿Cuando te hablas a ti mismo, es desde el agrado o desde el reproche?

¿Qué recurso o estrategia usas para protegerte del juicio tuyo y de otros?

 

Espero te inspire...

      

Un orador inició su seminario mostrando al auditorio un billete de 500 Euros.
Dirigiéndose a los numerosos espectadores preguntó: ¿Quién quiere este billete?.
Practicamente se levantaron todas las manos.... 

Luego dijo: Se lo voy a dar a alguno de ustedes, pero primero permítanme hacerle esto..., y lo hizo una bolita dejándolo todo arrugado.

 

Entonces insistió: ¿Quién lo quiere todavia?.

Las manos volvieron a levantarse.
-Bien- dijo- ¿Y si le hago esto?, y dejandolo caer al suelo , lo empezó a pisar contra el piso.

 

Al recogerlo , de nuevo lo mostró al auditorio., muy arrugado y sucio y les volvió a preguntar "Y así, ¿todavía lo quiere alguien?.

Las manos se mantuvieron arriba.

-Amigos, han aprendido una lección muy valiosa: no importa todo lo que le haya hecho al billete, ustedes de cualquier manera siguen queriendolo porque su valor no ha disminuido un ápice.  Sigue valiendo los mismos 500 Euros.
Muchas veces en nuestras vidas caemos, nos arrugamos, o nos revolcamos en la tierra por las decisiones que tomamos y/o por las circunstancias que nos rodean. Llegamos a sentir que no valemos nada. Pero no importa lo que hayamos pasado o cuanto pueda ocurrirnos, porque nunca perdemos "el valor que tenemos".


¿Con qué frecuencia sientes que pierdes tu valor, que no sirves para nada?

¿Sueles darle el poder a otros para que te hagan sentir bien o mal?

¿La gente con que te rodeas a menudo, te da o te quita valor?

¿Cuando te hablas a ti mismo, es desde el agrado o desde el reproche?

¿Qué recurso o estrategia usas para protegerte del juicio tuyo y de otros?

 

Espero te inspire...

Coaching para profesores

 En el enlace adjunto podrás ver la Videoconferencia que impartí a nivel nacional para el colectivo de profesores internos de Telefónica sobre Coaching para profesores, el pasado día 6/6/13.

(Duración: 1 hora 40 minutos) por "Aula virtual".

Deseo te resulte de interés.

Un fuerte abrazo



http://avirtual.telefonica.com/p34619173/